martes, 6 de noviembre de 2012

Dormir sin lágrimas


Hoy vamos a publicar un resumen del libro de Rosa Jové "Dormir sin lágrimas". Os recordamos que contaremos con la presencia de Rosa en Sax (Alicante), el próximo sábado 17 de noviembre. Una sesión matinal a las 12:00h dirigidas a padres con hijos entre 6 y 10 años. Otra sesión de tarde a las 17:00h dirigidas a padres con hijos entre 0 y 5 años. 
Más info en: maternasax@gmail.com 

DORMIR SIN LÁGRIMAS (ROSA JOVE)

La mayoría de los padres piensan que sus hijos tienen problemas de sueño porque tienen despertares frecuentes o no duermen cuando ellos creen que deberían hacerlo. Pero en realidad tales problemas no existen, el sueño es un proceso evolutivo que se adapta a las necesidades de cada etapa de la vida. Cada niño tiene su horario y no hay que compararlo con otros niños, el problema está en las falsas expectativas que se crean los padres y en que normalmente hay una falta de sincronía entre le horario laboral o social de los padres y el horario de sueño del niño.
Fases del sueño
Fase 1: Cuando empezamos a dormir, es un sueño muy ligero, tanto que si en ese momento nos hablan contestamos e incluso diremos que no estábamos durmiendo.
Fase 2: El sueño es algo más profundo. Si nos hablan probablemente no atendamos a la primera.
Fases 3 y 4: " Sueño profundo”. La mente está profundamente dormida, para despertarnos hace falta un ruido fuerte. El sueño profundo suele darse en las primeras horas de la noche. Los niños tienen más sueño profundo porque suelen ser más activos.
Fase REM: Es la fase en que soñamos. El cuerpo está relajado pero la mente está muy activa. Entre estas fases todos tenemos múltiples despertares ya que esto es crucial para la supervivencia Normalmente los adultos no nos damos cuenta de estos despertares pero los niños se quedan despiertos por que se sienten inseguros, no saben que esto es normal y tienen miedo, necesitan que les tranquilicemos y les ayudemos a dormirse de nuevo.
Evolución del sueño infantil
Sueño del bebé de 0 a 3 meses
*Tienen solo fase REM  y un sueño intermedio entre las fases 2 y 3.
*No diferencian el día de la noche porque sus sueño no se diferencia casi del sueño que tenia en el vientre materno. Aun no ha adquirido todas las fases del sueño del adulto
*El sueño se reparte en varias veces a lo largo del día y de la noche. Esto es así por varios motivos:
-Necesitan comer frecuentemente ya que crecen muy rápido y así evitan hipoglucemias.
-Tienen que mantener la alerta de sus padres
-Nacen muy inmaduros e incapaces de valerse por si mismos por lo que necesitan atención constante para sobrevivir
Bebés de 4 a 7 meses
Ya diferencian el día de la noche y, aunque cada niño tiene su ritmo, suelen hacer un par de siestas por el día y dormir un poco más de noche. Duermen unas 10-15 horas diarias
Bebes de 8 meses a 2 años
Esta es una etapa de grandes cambios ya que se empieza a introducir la AC, empiezan a desplazarse y a relacionarse con el entorno, empiezan a salir los dientes, sufren las llamadas crisis de angustia de separación, en torno a los 2 años empieza el control de esfínteres. . Por eso su sueño se dice que es temido e inquieto: Temido: Por que se dan cuenta de que hay un periodo de tiempo en el que se separan de sus padres y no controlan qué pasa. Inquieto: están más nerviosos debido a todos los cambios que experimentan. Por eso el sueño Rem es más inquieto ya que aquí se asimilan los aprendizajes pero también pueden provocar pesadillas y otros trastornos.
De 3 a 6 años
Normalmente a estas edades se suelen eliminar espontáneamente la siestas, ya que tienen más actividad diurna. Necesitan menos horas de sueño pero duermen más horas por la noche. Duermen unas 10-12 h diarias Siguen necesitando sentirse acompañados. En esta etapa el sueño es ya bastante parecido al de los adultos. Como veis el sueño va evolucionando a lo largo de la vida y en cada momento se adapta a nuestras necesidades. Nacemos sabiendo dormir y no necesitamos que nos enseñen ya que el sueño es algo natural y fisiológico y todo niño sano dormirá “correctamente “ algún día.
Métodos de Adiestramiento: Aunque en España el más conocido es el llamado “Método Estivill” explicado en su libro “Duérmete niño”, a lo largo de los últimos 50 años diversos autores se han atribuido la invención de´métodos para enseñar a dormir a los niños, dejándolos llorar según una tabla de tiempos.
¿Cómo funcionan estos métodos?
En primer lugar sembrando el pánico entre los padres. Se les crean falsas expectativas en cuanto a los horarios de sueño de sus hijos y se hace de lo normal un problema. Se hace creer a los padres que sus hijos tienen un problema que si no se soluciona les acarreará graves trastornos en el futuro.
¿Qué ocurre cuando se aplican estos métodos?
Cuando dejamos a un niño solo en su habitación, sobre todo si es un bebé, se asusta, sus padres no están cerca y no sabe qué va a pasar. Ante esta situación de stress el cerebro responde liberando las hormonas del stress por excelencia que son la adrenalina y el cortisol. Estas hormonas impactan sobre áreas del cerebro que rigen las emociones a lo largo de nuestra vida y el lenguaje. Como consecuencia los niños que no son atendidos lloran hasta que estas áreas se colapsan. Como el cuerpo no podría aguantar durante mucho tiempo esta situación, para contrarrestar se liberan una serie de sustancias que provocan una bajada del stress Por lo tanto si tenemos en cuenta que para el niño la hora de dormir había llegado y probablemente haya pasado, que lleva llorando mucho rato y está agotado y además acaba de recibir un “chute” de opiáceos, es normal que caiga rendido y se duerma, pero no porque haya aprendido nada, simplemente está auto drogado. Esta es la base de los métodos conductistas, provocar un shock neuroemocional en el niño y precisamente por eso funciona mejor cuanto más pequeño es el niño.
¿Qué secuelas quedan a corto y largo plazo?
El niño aprende que nadie le va a hacer caso, que sus necesidades no merecen ser atendidas y por eso dejan de llorar, pero no porque no necesiten a sus padres. Asocian dormir con estrés mientras que un niño acunado, atendido, asocia dormir con relax y a la larga sabrá dormir solo.
Qué podemos hacer para que duerman mejor
Tres puntos fundamentales:
Lactancia materna a demanda
Colecho
Actitudes responsivas ante el bebé
Lactancia:
La LM ayuda a dormir al bebé de dos formas: 1- La leche materna tiene un aminoácido que ayuda a conciliar el sueño. 2-El pecho tiene un efecto relajante sobre el bebé, por la misma succión, por el contacto piel con piel, el olor de mamá, su calor
Colecho:
Dormir con los cuidadores.
Ventajas del colecho:
-Minimiza el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, ya que el bebé sincroniza su respiración con la de la madre. Además le ayuda a "aprender " a pasar de una fase del sueño a otra.
Actitudes responsivas ante el bebé
Para un recién nacido lo principal es sobrevivir. Si se siente acompañado y sus necesidades satisfechas será un bebé más tranquilo.

Más info en: www.dormirsinlagrimas.com 


1 comentario:

  1. He leido el libro. Es evidente que es el otro extremo contrario al metodo estivill. Me gustó mucho lo que leí aunque no me gustan los extremos. Todos son malos.

    ResponderEliminar